Oscuridad Habitada. Marco Antonio Cruz

13/05/2009

 

Para aquellos a quienes la visión está negada, percibir lo que hay de simple e intrascendente en una imagen cotidiana sería un verdadero milagro. Para el que ama la fotografía, la luz se convierte en acto y “ver” cobra un nuevo significado.


El 3 de noviembre de 1953 nació en Puebla, México, Marco Antonio Cruz. Estudió pintura en su ciudad natal y trabajó durante los inicios de su carrera como ayudante de Héctor García, uno de los fotógrafos documentales más importantes de este país. 


Notablemente influido por la lente de Nacho López pero también por su gran sensibilidad social, ha retratado imágenes de la ciudad de México en el terremoto del año 1985, hizo un homenaje a la torre Latinoamericana y un reportaje sobre la última pulquería en la colonia Roma. Guatemala y sus recolectores de café así como fotografías de la vida en China y Nicaragua también se cuentan entre su galería.


El trabajo de Marco A. Cruz se publica en periódicos y revistas nacionales y foráneas. La Jornada, Revista Proceso y LIFE han sido sus principales escaparates para el trabajo que desde 1977 ha mantenido su ojo ávido y pendiente del movimiento, del rostro, de la acción y la luz, pero también de la oscuridad.


Un ensayo fotográfico sobre la ceguera en México, compone una serie de imágenes que hoy captan más que nunca la atención de los contempladores. Realizado entre 1979 y 2005, documenta la realidad de individuos ciegos o débiles visuales a causa de múltiples enfermedades habitando sus realidades en la provincia y la metrópoli.


Oscuridad Habitada, como ha sido bautizado este trabajo, ha sido seleccionado para contender por el Grange Prize que desde 2007 reconoce la obra de fotógrafos contemporáneos de Canadá y otras partes del mundo. En 2009 dos mexicanos y un par de canadienses participan por el premio cuyo resultado es definido gracias a la votación abierta del público realizada en línea.


La fotografía de Marco Antonio Cruz se ha distinguido desde sus inicios y en más de 30 años de disparos de cámara por ser fiel al individuo y dedicada al contexto en un perfecto maridaje. No es bonita, es cruda y es real. No es decorativa, es documental, del campo y la ciudad.


Mirar no es sólo abrir los ojos y dejar que un haz de luz nos enseñe el mundo material. Mirar es esperar con paciencia el acto suspendido en el tiempo y el instante en que una imagen se revele a través de otros sentidos. en Oscuridad Habitada, Marco A. Cruz nos muestra que los ciegos y los fotógrafos tienen más en común de lo que pensaban: ambos esperan el milagro de mirar.

 

 

 

 

marcoacruz.com

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: