Complejidad rítmica, el sonido de Grizzly Bear

02/07/2009

Grizzly+Bear

Transcurría el 2004 y una historia que se ha repetido en múltiples ocasiones pero con diferentes personajes daría comienzo en los Estados Unidos. El joven músico Ed Droste decidió grabar varias canciones que había compuesto tiempo atrás, logró realizar un demo totalmente casero y repartió el disco entre sus amigos, de alguna manera la grabación fue  recorriendo diferentes manos y oídos hasta llegar a la puerta del pequeño sello independiente Kanine Records con quienes unos meses después grabaría su primer disco llamado Horn of Plenty, el naciente proyecto adoptaría el nombre de Grizzly Bear.

Desde su lanzamiento el disco causó una buena impresión por la complejidad de las melodías y aunque no alcanzó una gran popularidad, el disco sería remezclado en su totalidad, a solo un año de haber sido grabado, por diferentes productores y músicos destacados como Ciclesquare y Final Fantasy.

No pasarían muchos meses cuando a Droste se le sumaría otro talentoso músico, Daniel Rossen (miembro también del dueto Deparment of Eagles), juntos comenzaron a trabajar en piezas para un nuevo material y en el camino se agregarían también Chris Taylor y Christopher Bear. De esta manera, recién formados como un cuarteto, Grizzly Bear daría a conocer su segundo material discográfico: Yellow House, ahora bajo el reconocido sello Warp. A partir de este momento la banda llamaría la atención de un gran número de personas al rededor del mundo, el alto nivel en la producción de esta placa y la maravillosa sonoridad de canciones como Knife o On a Neck,  On a Spit los haría acreedores a uno de los mejores discos del 2006 según la crítica.

Tres años de espera tuvieron que transcurrir para que esta banda con sede en Brooklyn, Nueva York lanzara el disco que sucedería a su tan aclamada entrega anterior. En mayo de este año recibimos el Veckatimest. La expectativa era alta y sin embargo Grizzly Bear logró sorprender al mundo de nuevo. Este disco esta plasmado de tantos sonidos y matices como los anteriores, pero es un material mucho más digerible. La lírica es mucho más amplia, los acompañamientos vocales son uno de los puntos más importantes en este disco y sin duda nos muestran su evolución y  madurez musical. Indudablemente al finalizar este año Veckatimest se encontrará en varias listas de lo mejor del 2009.

Grizzly Bear nos ha demostrado a lo largo de su carrera que no es necesaria una explosión de guitarras y ruidosas percusiones para lograr un sonido de fuerza. Sus trabajos son piezas completas que deben ser escuchadas como tal, de principio a fin. Cuestión difícil sería el tratar de etiquetar su trabajo. Rock y folk se mezclan entre lo experimental y lo psicodélico para alcanzar un estilo que ya es fácil de identificar.

Desgraciadamente Grizzly Bear no es para todo tipo de escuchas, muchos los han tachado de ser una banda compleja, pretenciosa e incluso aburrida, pero la genialidad de su música se encuentra precisamente en donde otros sólo distinguen confusión.

www.grizly-bear.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: