Dos

04/02/2011

Una acción solamente puede ser trascendente cuando afecta todos los tiempos en los que interviene su existencia. Cuando deja una huella imborrable en el pasado, cuando se vuelve una parte entrañable de lo que se vive en el presente y cuando permite vislumbrar un halo de lo que se aproxima.

Las palabras aquí escritas buscan permanecer y mostrar aquello que fue, es y será. Aquello que en la búsqueda de expresión ha sido depositado por sus creadores y expuesto al mundo, y que debe ser señalado para que su destino no sea el abandono.

Dos años y contando.

 

Marginal.

Anuncios

Theo Jansen es un experto en física y cinética. Se ha interesado en la robótica pero, también en la pintura desde los años 70. En 1968 ingresó a la Universidad de Delft, en Holanda, y pronto pudo combinar sus dos habilidades: la construcción de máquinas y la pintura. En Delft, desarrolló una máquina para pintar (un artefacto que trazaba sobre la pared) hasta que la naturaleza, la competencia biológica y la evolución, comenzaron a llamar su atención.

“Una nueva naturaleza” fue construida a partir de estructuras que emulaban esqueletos de animales y se movían con la fuerza del viento de la playa sin necesitar motores. En sus trabajos colapsan los principios físicos del movimiento con el arte.

Las strandbeest, sus bestias de playa, son una nueva concepción del arte/objeto.  Jansen utiliza algoritmos muy complejos para crear sistemas con movimiento muy avanzados: estos algoritmos genéticos le dan la clave para diseñar simples pero resistentes estructuras.

Según los principios evolutivos, debe haber un objetivo para la adaptación. En las creaciones de Jansen, la condición es que sus construcciones sobrevivan en la playa sin ser destruidas por el viento. Así, estos animales nacen en una computadora sumergidos en un hábitat de vida artificial; compiten entre sí por ser el más veloz y entonces, las criaturas vencedoras y más fuertes, son construidas tridimensionalmente con tubos, hilos de nylon y cinta adhesiva.

Theo ha hecho cangrejos y muchos otros prototipos de animales marinos, con patas artiuculadas y movimientos increíbles. Desde hace quince años se ha dedicado a crear otra vida.